15 de diciembre, 2018
Entrevistas

Matilde Campodónico

3 de mayo, 2016

1 – ¿Cómo fueron tus inicios en el mundo de la fotografía?
Cuando terminé el liceo empecé a pensar que era una persona sin vocación. Era buena alumna pero me daba todo más o menos lo mismo. Estudié Comunicación y Ciencias Históricas, y no terminé ninguna de las dos carreras. En cierto momento me enamoré de un fotógrafo y me di cuenta de que su vida era mucho más divertida que la mía. Y empecé a sacar fotos. Hice algunos cursos hasta que, en 1997 tuve un accidente de tránsito. Me partí la pelvis y mientras las partes se juntaban pensé que nunca más volvería a mi vida anterior. Que haría solo lo que había descubierto que en verdad me gustaba: sacar fotos. Y así lo hice. Le dije a mi jefe que no volvería a la oficina y envié una carpeta con mis fotos a El Observador y tres meses más tarde estaba trabajando como fotoperiodista.

2 – ¿En qué trabajás? (para ganar dinero)
Me gusta la aclaración. La vida es un continuo y es difícil separar en casilleros. Son 24 horas durante 365 días cada año por el tiempo total que dure tu vida. Yo trabajo todo el tiempo que estoy despierta. Trabajo en muchas cosas, remuneradas o no. Educar a tu hijo es hermoso pero es un trabajo y un deber. Por suerte me pagan por sacar fotos así que trabajo en una agencia de noticias, The Associated Press (AP), en varias revistas y medios como freelance hace años. También participo en proyectos editoriales: en discos y en libros. En las revistas hago algo que me gusta mucho hacer que es retratar personas.

3 – ¿Qué opinás de la fotografía hoy día en Latinoamérica/Europa/etc?
Creo que hay de todo. Movimientos en muchos sentidos. Muchos muy interesantes. Creo que es un momento de verdadera reflexión y expansión en el campo de la fotografía.

4 – ¿Cómo ves a la fotografía en diez años?
La veo en cada rincón de nuestra vida. Pero siempre estuvo en cada rincón de nuestra vida, ¿cierto?

5 – Cuéntanos de tu proyectos: Lugar , Solo, Paisajes interiores, The tropical country, Napa freática.
Son todos muy distintos entre si en su elaboración. De esos que nombras elijo ahora Paisajes interiores porque hace mucho que no hablo de él. Es un proyecto muy muy viejo. Y nació de manera extraña. Un día fui a un homenaje en el parlamento a mi padre, que había muerto ese año. Se llamaba César Campodónico y era director de teatro pero además geógrafo. Habló Nora Castro, que presidía la sesión y había sido su alumna en el liceo. Y dijo que lo que más le había quedado de Chino era su idea sobre el paisaje. Y en resumen lo que le había dicho es que el paisaje no es algo que existe a priori sino que va con uno. Y con esa idea tomada de mi padre en mente construí la serie Paisajes interiores que es también un juego de palabras. Porque las fotos son tomadas en interiores pero a su vez reflejan un estado del espíritu, lo que está adentro. Algunas fotos son previas a esto pero se agruparon al encontrar una idea que las reunía. Esa forma de mirar el paisaje por supuesto estaba en mi antes de escuchar a la alumna. Muchas de mi series están ligadas al paisaje. Y siempre tengo en mente que lo que uno ve es una construcción o una edición. Nunca es a secas. Mis últimos dos trabajos que no están en la web, Siempre presente y Miradas cercanas tienen que ver con la fotografía en si. Con entender su mecánica. A mi me parecen una evolución y simplificación de los anteriores trabajos. Eran site specific y eso hace difícil su difusión porque es complejo entenderlos fuera del lugar en donde fueron creados.

6 – ¿Cómo es tu proceso creativo ante un proyecto fotográfico?
No sé. Ocurre. Tengo una idea, que es como un hilo y de ahí empiezan a aparecer otras ideas. A veces tengo una foto, que es una idea y esa foto sirve como disparador de otras fotos. A veces las ideas traen fotos y a veces las fotos traen ideas. A veces me convocan a pensar en algo y pienso en eso hasta que aparezca una idea que pueda convertirse en fotografías.

7 – ¿Actualmente estás trabajando en algún proyecto nuevo?
Si, estoy apenas empezando. En esta ocasión la idea precede a las fotos. En casi todos los anteriores las fotos guiaron a la reflexión. Y es sobre paisajes también e involucra todo lo que te conté de Paisajes interiores. Pero tiene que ver con los paisajes de mi infancia. Tiene que ver con el hecho de que crecí en dos países muy distintos. Uruguay y México. Y tiene que ver con el calor y el color de mis recuerdo vacacionales y cómo las historias de esos países han sido.

8 – ¿Qué es para vos una buena foto?
No sé. Me doy cuenta si me produce algo. Si me emociona en algún sentido. Y sobre todo si la recuerdo. Las fotos buenas se recuerdan.

9 – ¿Qué le recomendarías a los nuevos fotógrafos?
Que piensen en la fotografía como una herramienta cualquiera. Lo importante no tiene nada que ver con los equipos. Lo importante está en la cabeza. Sin ideas no hay fotos buenas.

10 – Recomendame una película, un plato de comida, un libro, un fotógrafo.
¡Qué difícil en un mundo tan abundante!. Una película El ángel exterminador, un plato podría ser quesadillas de huitlacoche, un libro para seguir con Buñuel podría ser Mi último suspiro o el Libro del desasosiego de Fernando Pessoa y un fotógrafo Stephen Shore porque es el primero que viene a mi cabeza pero podrían ser otros mil. O podría ser Duane Michals. Y te mando el cuestionario ya mismo porque me pongo a cambiar todas las recomendaciones si sigo mirando un segundo el papel.

www.matildecampodonico.com