19 de septiembre, 2017
Entrevistas

Annabella Balduvino

18 de abril, 2017

Con padres fotógrafos, este mundo la rodea desde su infancia. Aparte de fotógrafa es la directora y también docente de una de las escuelas de Montevideo, Taller Aquelarre. En el 2000 empezó con un programa de fotografía en radio que aún sale al aire. Desde 1994 trabaja el tema desaparecidos de la última dictadura militar de Uruguay.

1 – ¿Cómo fueron tus inicios en el mundo de la fotografía?

Crecí en medio de un estudio fotográfico, de químicos, de óleos transparentes, de cámaras de placas y de Leicas. Mi padre Horacio y Maruja mi madre, eran fotógrafos. Tuve mi primera cámara muy niña, mis viejos me regalaron una Werra, alemana, de obturador central y sin fotómetro como eran en aquellos tiempos. Muchos años después, en Paris, conocí a Carlos, también fotógrafo, con quien por razones nada ajenas a nuestra voluntad, caminamos América. Antes de fundar el Taller Aquelarre construimos una familia. Tenemos dos hijos en coautoría, Aída que lleva adelante la gestión del Taller y Rafael también fotógrafo y muy buen docente.

2 – ¿En qué trabajás? (para ganar dinero)

Soy fotógrafa y docente de fotografía.

3 – ¿Cómo surge Taller Aquelarre?

Es un proyecto que manejamos bastante antes de realizarlo. Teníamos experiencia docente en el exterior y lo aterrizamos en 1993, cuando las condiciones se dieron para hacerlo.

4 – ¿Qué opinás de la fotografía hoy comparada con la de hace 30 años?

No soy de las que cree que todo tiempo pasado fue mejor, pienso que hoy es bastante más democrática, me alegra que gente muy pobre pueda tener fotos de los hijos aunque más no sea en el celular. Creo también que es más fácil acceder a lo que otras personas están haciendo. Pienso que ser un buen profesional de la fotografía sigue siendo el producto de mucho trabajo, mucho estudio y sobre todo mucha humildad. El cambio en los medios para realizar fotografías no ha cambiado su esencia.

5 – ¿Cómo te imaginás la fotografía en diez años?

La realidad seguramente superará la imaginación más fértil.

6 – ¿Qué opinás sobre la enseñanza de la fotografía en Uruguay?

Bueno, pienso que hay de todo, buenas escuelas y de las otras. De todas maneras creo que esa es una pregunta que habría que hacerle a los que no enseñan fotografía. Yo quiero suponer que todos los que están enseñando tienen las mejores intenciones. Pero pienso que no se le puede prometer a nadie que va a aprender fotografía, o economía, o lo que sea, en 16 horas de clase y eso desgraciadamente se ve no solo en la fotografía. Creo que los docentes tenemos que dar a nuestros estudiantes todo lo que sabemos, que queremos que sean mucho mejores fotógrafos que nosotros y convencerlos que ser bueno en lo que sea, implica estudiar mucho y siempre.

7 – ¿Qué fotógrafos te han influenciado y por qué?

Los fotógrafos que me influenciaron fueron aquellos que hacían proyectos de mediano y largo plazo, que me hacían pensar, investigar y en los que a través de sus fotografías yo podía sentir que había una relación de mucho respeto y conocimiento del tema. Para nombrar solo algunos Robert Frank, Diane Arbus, Eugene Smith, Brassai, Avedon sobre todo en sus proyectos sociales.

8 – ¿Cuáles han sido tus trabajos de fotografía más destacados?

No sé si tengo algún trabajo destacado, además no sabría cuales serían los parámetros para hablar de destacado. Desde que volvimos a Uruguay lo que he hecho es una intervención en la plaza de la Democracia, otra en la de la plaza de los 33 Orientales, en el Museo de la Memoria, y las fotografías que fui exponiendo desde 1994 y que parte de ellas terminaron en el 2001 en el libro Nomeolvides. Todos me llevan por lo menos 3 años entre pensarlos, proyectarlos, ver sus posibilidades reales de realización, ir haciendo las fotografías y concretarlo. Estos trabajos han tenido en común el tema de los desaparecidos y todos han sido realizados en equipo, con mi compañero Carlos siempre, con el arquitecto Elbio Ferrario, director del MUME o con el escritor Carlos Caillabet.
También nuestra escuela a apoyado y yo he sido una integrante más, de los trabajos que ha hecho el Colectivo Oriental (ColOr)

9 – ¿Cómo se hace un programa de radio sobre fotografía? Contanos del programa.

Se hace con naturalidad, tratando de dar elementos para pensar y cuestionar, animando a que los oyentes conozcan las obras de los fotógrafos nacionales y de otras latitudes. Ahora es más fácil que cuando comenzamos en el año 2000, en ese entonces lo hacía Carlos y se llamaba Fotografías con historia. Era una columna en el programa de Andrés Caro en cx26. Ahora, hace 9 años que estamos los viernes 9:30 hs. en la Mañana en Camino, programa de Alejandro Camino por Diamante FM. Y te decía, ahora es más fácil, podemos derivar a los oyentes a la página web del fotógrafo del que hablamos y pueden ir rápidamente a buscar las fotografías de que se trate.

10 – ¿Actualmente estás trabajando en algún proyecto nuevo de fotografía?

No individual, pero hay algunas ideas por ahí que estamos compartiendo y buscando la gente con quien realizarlas.

11 – ¿Incentivás la existencia de los colectivos fotográficos?, ¿qué pasa con la identidad del fotógrafo?

Nosotros en el curso de reportaje y ensayo fotográfico, desde siempre, incentivamos a que realicen proyectos personales y algunos colectivos.
Y de verdad no creo que se pierda nada en el trabajo colectivo, creo que se gana, se aprende a trabajar en equipo más allá de lo individual que es el acto fotográfico. Ese acto, es solo un instante, antes hubo gente que ayudó y después también la habrá. Por lo general las grandes obras siempre se logran con el concurso de muchos, sólo que algunos y no solamente en la fotografía, se olvidan de nombrarlos. En eso el cine es más justo.

12 – ¿Qué es para vos una buena foto?

Una buena foto me propone de tal forma un tema que la recuerdo por mucho tiempo. Suele sintetizarlo, a veces no sola, sino como parte de una serie que potencia el mensaje.

13 – ¿Qué le recomendarías a los nuevos fotógrafos?

Que lleven siempre la cámara con ellos, que miren más allá de la superficie, que dejen los preconceptos en casa, que estudien mucho, no solo fotografía, historia, literatura, antropología, que estudien de todo lo que les permita contextualizar, que estén informados, que mantengan la humildad para aprender siempre y por último, que compartan generosamente sus logros.

14 – Sugerinos una película, un plato de comida, un libro, un fotógrafo…

Es bravo uno solo, pero vamos.
Película Cinema Paradiso
Plato de comida el que sea si cocina otro/a.
Libro Garabombo el invisible de Manuel Scorza
Fotógrafo por su humor y sus guiños Robert Doisneau.

Foto de portada: Tarumán Corrales

0