17 de julio, 2018
Actualidad

Luz en la Piel

28 de mayo, 2016

Yo No Fui es una organización social que trabaja en proyectos artísticos y productivos en las cárceles de mujeres de Buenos Aires  y, afuera, una vez que han recuperado la libertad. En ese tránsito entre la vida dentro y fuera de los muros de la prisión, hemos generado un proyecto colectivo, que apoyado en espacios de creación artística y de capacitación en oficios, y desde una concepción crítica hacia las relaciones de poder y desigualdad estructural existentes, busca la transformación social y la creación de nuevas formas de vinculación y construcción solidaria.

En este contexto surge en el año 2008 el taller de Fotografía Luz en la Piel y, desde entonces, centrado en la técnica estenopeica y de la mano de Alejandra Marín y Constanza Cantero, el trabajo del taller ha profundizado  la reflexión sobre la fotografía, la mirada, que por cierto habilita un proceso de reflexión más profundo aún, sobre la realidad y el contexto de quienes toman esas imágenes. Pero Luz en la piel es por sobre todas las cosas, un espacio de encuentro y de construcción colectiva de nuevos sentidos que nos permiten pensar alternativas emancipatorias. Las imágenes producidas en el taller presentan una realidad que muchos prefieren no ver, que otros aplauden, y  que otros decidimos resistir. Es la realidad que ve en un pibe o una piba, un chorro; que criminaliza la pobreza; que pide penas más largas  y encierra a los que identifica como una amenaza. Nos proponemos adentrarnos en el día a día de la vida carcelaria, no son fotos de denuncia, son imágenes que nos muestran el esfuerzo cotidiano de estas mujeres  por aferrarse a la vida, de maternar dentro de tanta oscuridad, de construir allí dentro un espacio de luz que les permita resistir y a partir de ahí pensar nuevas posibilidades.

En este caso, la fotografía es la herramienta que nos permite generar estrategias de transformación individual y social, a través de  una construcción colectiva de la mirada. Iluminaciones, es ver. Es dejar la estación feliz, como dice Deleuze, animarse a dejar la comodidad de nuestras ideas y a pensar más allá, desde el riesgo, desde lo desconocido dejándonos atravesar por los signos que nos presenta la realidad. Es salirse de los límites, desbordar los contornos, derramarnos como la luz sobre la sombra e iluminar así, nuestras vidas, transformándolas, buscando nuevos horizontes posibles. De eso se trata.

Yo no fui

Luz en la piel

Imágenes: Taller Luz en la Piel